Cómo alquilar un coche de manera segura

Manejar es un hábito que es difícil de dejar, incluso cuando realizamos un viaje ya sea por motivo de trabajo o por vacaciones. Tomar un autobús o un taxi sería una alternativa práctica pero es difícil tener los pies y manos quietas en el trayecto por mucho tiempo. Entonces nos queda alquilar un coche para seguir nuestro viaje sobre ruedas y lo mejor de todo, manejando. Saber cómo alquilar un coche no es algo del otro mundo pero debemos tener ciertos cuidados para hacerlo de manera segura y no culminar nuestro viaje con un gran disgusto.

Seleccionando la empresa de alquiler

La manera más rápida de encontrar una empresa de alquiler es a través del internet. Muchas empresas de alquiler de coches tienen presencia a nivel internacional. Otras operan en su propio país. Ambas son buenas opciones. En ambos casos, usted debe asegurarse de que el coche que usted elija pertenezca a la flota de la empresa de alquiler. Así habrá 100% de seguridad de obtener el coche que ha reservado.

Es mejor elegir una empresa que incluya en su tarifa un kilometraje indefinido de uso, seguro por daños a terceros, seguro por daños y colisión, seguro por robo y los impuestos de ley (IVA en algunos países). Es preferible tener las cuentas claras para no encontrarse con algún cargo imprevisto.

Es importante que elija una empresa de alquiler de coches que le ofrezca los seguros correctos. A pesar de que usted cuente con un seguro de viajes que le dará cobertura personal en caso de accidentes, usted necesita aquellos que estén especialmente dedicados al uso de un coche.

Eligiendo el coche correcto

La elección dependerá del número de ocupantes, la carga que piensa llevar y qué tanta presencia usted quiera tener con coche. El precio irá en función directa a esta elección. De cualquier manera considere escoger un auto que sea lo más idéntico, en controles, al que usted utiliza a diario.

Si usted viaja solo, es mejor rentar un coche pequeño, este le consumirá menos gasolina y el precio del alquiler será menor. Resérvelo con anticipación ya que este tipo de coches suelen ser los más solicitados.

Por último, al momento de recibir su coche de alquiler, revíselo bien rápidamente, avisando si encuentra en él cualquier ralladura o abolladura. Entre al coche, prenda el motor, pruebe el aire acondicionado, las luces y el radio, reportando si algo no le parece bien. A nadie le gusta pagar por algo que ha ocurrido en manos de otros.

Alquilar un coche de manera segura es fácil si cuidamos los pequeños detalles anteriormente descritos. De esta manera usted podrá movilizarse en su viaje de trabajo o explorar su destino de vacaciones a su ritmo y velocidad prudentemente preferida.