El botiquín básico del viajero

Contar con un buen seguro de viajes que nos de la cobertura debida cuando viajamos a otro país es algo fenomenal. Sin embargo de acuerdo al destino que elijamos, sobre todo si se está alejado de la zona urbana, será necesario contar con un botiquín básico y así tener un respaldo inmediato ante cualquier incidente menor.

¿Existe un botiquín universal?

Sería práctico poder contar con un solo tipo de botiquín que se acomode a cada destino de viajes, pero de haberlo sería tan grande que no lo podríamos llevar con nosotros. Cada  destino demanda un tipo de botiquín específico. También esto va a variar de acuerdo a cada persona.

Algunas personas son más propensas a ciertos malestares que otras, como alergias, dolores de cabeza, sensibilidad solar, etc. Mientras que, si nos referimos a los destinos, cada uno tiene su propio clima y bio-diversidad y es prudente contar con lo básico para interactuar con todo ello.

Composición del botiquín básico

Un botiquín básico y bien equipado debe incluir elementos de cura, antisépticos, medicación e incluso aparatos o instrumentos para una rápida asistencia.

Entre los materiales de cura podemos citar: gasas estériles (sobretodo que estén en empaques sellados), algodón hidrófilo (que sea buen absorbente de fluidos), esparadrapo de papel o de tela, guantes estériles, las infaltables vendas adhesivas, vendas en rollo y triangulares y, jabón neutro.

Los antisépticos son fundamentales cuando se trata de raspones y heridas por corte. La Clorhexidina es eficaz sobre todo para heridas en la boca, cuando no es recomendado usar el alcohol. La Povidona Yodada es de uso general. El agua oxigenada, útil cuando se trata de contener hemorragias en pequeñas heridas. Por último alcohol.

La medicación básica debe ser administrada siguiendo las indicaciones de cada fabricante y teniendo mucho cuidado en los niños. El Paracetamol podrá aliviar el dolor, controlar la fiebre y malestar en general. El ibuprofeno como antiinflamatorio es esencial para calmar dolores y aminorar la inflamación después de golpes y torceduras.

Los aparatos básicos con los que debería contar su botiquín son: un termómetro o dos (debido a su fragilidad), linterna, tijeras y unas pinzas no dentadas.

Personalización del botiquín

Dependerá del destino de viajes y las personas. Por ejemplo si se encogen destinos cálidos y tropicales. Entonces, podría incluir en su botiquín básico, filtro solar de amplio espectro, repelente de mosquitos, crema para las quemaduras, pastillas para potabilizar el agua y sobres de sales rehidratantes. Si por el contrario va a lugares de clima frio, no olvide protegerse del sol igualmente como lo haría en climas cálidos. Usted puede incluir protector para los labios o crema de cacao, pastillas para el soroche (en caso de zonas de gran altura). Se debe preguntar a todos los acompañantes sobre los problemas de salud que puedan tener respecto al clima de destino y añadir el medicamento necesario.

La última recomendación luego de haber preparado su botiquín básico, es tenerlo al alcance de todos y si es posible nombrar un responsable o dos. Si ocurre algún imprevisto menor se podrá contar con lo necesario para atenderlo sin tener que regresar inmediatamente a la ciudad. Pero cuando lo haga usted debe ponerse en contacto con un médico para una mejor asistencia.