Los beneficios más frecuentes de los seguros de viajes

Los beneficios más frecuentes de los seguros de viajes

Cuando se trata de viajar al extranjero, lo más sabio es contar con un seguro internacional de viajes que te brinde cobertura en caso de accidentes, robos, extravío de equipaje, entre otros posibles riesgos. ¿Sabes en qué te apoya un seguro de este tipo?

 

Tratamientos médicos de emergencia

Cuando te sucede un accidente es de vital importancia que cuentes con una asistencia médica responsable y cuidadosa. Un seguro de viajes te brinda apoyo en caso de accidente o enfermedad puedas o no proseguir el viaje; la póliza cubrirá los gastos médicos que sean necesarios incluyendo los medicamentos, traslado de emergencia al hospital, exámenes y tratamiento.

 

Tratamiento dental de emergencia

Este tratamiento suele estar incluido en algunas pólizas. En  el plan Atlas, el seguro dental forma una parte importante de la póliza e incluye accidentes que resulten en una lesión dental y ataques agudos de dolor.

 

Reunión y evacuación médica de emergencia

El seguro de viajes también incluye una reunión de emergencia, que permite que un familiar vaya al hospital donde se encuentra el accidentado. Además se cubrirán los gastos de alojamiento, sin cargos extra, cuando el paciente tenga que prolongar su estancia por enfermedad, prescripción médica o accidente. En el exterior el paciente recibirá la atención médica y el tratamiento necesarios para que se encuentre en condiciones de viajar.

En ocasiones, es posible que el área donde se encuentra la persona enferma no cuente con los equipos necesarios para proporcionarle el tratamiento adecuado. En este caso, el seguro cubrirá los gastos con ocasión del traslado a otro centro hospitalario

 

Seguro de accidente y desmenbramiento

En caso de fallecimiento durante el viaje, el seguro de viajes se encargará del traslado del cadáver hasta el lugar de residencia permanente. Esto incluye los gastos del traslado del féretro o de las cenizas, además del pago de una suma que varía según la edad del difunto.