Viajar sin preocupaciones es disfrutar a plenitud

Una de las muchas razones por la cual decidimos viajar es para desconectarnos de nuestro mundo habitual. Planificamos con anticipación y con mucho anhelo de disfrutar a plenitud unos días de vacaciones.

Dependiendo de los días disponibles, esta preparación incluye: Definir el destino de visita y fecha, decidir si tomar un paquete de turismo completo de alguna agencia de viajes o realizar el viaje por su propia cuenta, hacer una lista de los lugares a visitar en el destino y calcular los gastos de pasajes, hospedaje, comidas, entradas a lugares de interés y gastos adicionales como suvenir. A nuestro presupuesto de viajes, le aumentamos unos dólares extras por si sucede cualquier imprevisto.

Ya con los boletos pagados, sólo queda esperar que lleguen nuestras tan esperadas vacaciones. Nada queda sin contemplar para último minuto. Y podemos decir que ¡Todo está asegurado!, el destino, los vuelos, hotel, visitas, comida, en conclusión todo nuestro viaje está asegurado, y nuestros ánimos y optimismo están al máximo, hasta el punto de pasar por alto cualquier propuesta de seguros. Usted se habrá preguntado, ¿Y para qué necesito un seguro de viajes?

“Si lo máximo que me ha pasado ha sido enfermarme de gripe una vez, aunque, en una oportunidad tuve un esguince de tobillo al hacer montañismo, nada serio, solo pase un par de días en un hospital; bueno, también tuve que cubrir yo sólo por los gastos; de hecho, no me lo esperaba y, tuve que cancelar algunas visitas, pero lo bueno que el pasaje de vuelta ya estaba pago y las próximas vacaciones serán mejores y esperando, esta vez, tener un viaje sin preocupaciones.”

Sin embargo, ¿Quién puede garantizarle que todo saldrá bien como en este caso? – creo que nadie. No es la intención ser pesimistas pero siempre debemos prevenir antes que lamentar. De ahí viene la importancia de comprar un seguro de viaje que le garantice por ejemplo, la cobertura ante una eventualidad, accidente u hospitalización. Viajar sin preocupaciones es disfrutar a plenitud, y mucho más aún, sabiendo que usted tiene el respaldo de un buen seguro de viajes.